Asociación Europea de Consumidores y Usuarios de Urbanismo

Europäische Vereinigung zum Schutz der Konsumenten,
spezialisiert auf Urbanismus

European Association to protect the Consumers, specialized of Urbanisme


Urbanismo - conexión Marbella

Torrevieja, a 1 Octubre 2006

Los primeros Planes Parciales de desarrollo urbanistico en Orihuela se aprobaron entre 1968 - 1980 (La Zenia, Cabo Roig, La Regia, Punta Prima y Pinar de Campoverde). Sólo el de Campoamor es algo anterior. El resto de Planes y urbanizaciones corresponden al boom urbanistico posterior entre 1980 y 2006 principalmente por obra de dos alcaldes del PP: Fernando Cartagena Travesedo y José Manuel Medina Cañizares, que fueron las 7 plagas de Egipto para este municipio, y para la zona... La Democracia real en Orihuela todavía no existe. No ha llegado. Antiguo Señorío eclesiastico feudal, de mentalidad agraria y catolicismo tradicional conservador, sin industria ni clase obrera organizada, este municipio ha estado siempre y sigue gobernado por la derecha más clerical, caciquil, agraria y conservadora, tras la breve alborada de 1979 cuando la democracia entró un poco en escena con 14 concejales de UCD, 4 de AP, 3 del PCE y 5 del PSOE. Fue sólo sueño de una noche de verano. A la sombra de Cartagena y Medina han proliferado una nueva clase de negocios y servicios enriquecidos con el urbanismo de rapiña fomentado o consentido por los alcaldes. El mal ejemplo se ha extendido a toda la costa mediterranea y hacia el interior.

Pocos saben que Fernando Cartagena viajó en los 80 a conocer los “modelos urbanisticos” de Puerto Banus, Fuengirola, Marbella, etc. Sus encuentros y reuniones con promotores importaron a Orihuela y Vega Baja de Alicante el arte esplendorosa de practicar ese urbanismo insostenible que conocemos. Copiaron de ellos la idea de someter los Planes a la practica de los especuladores, en vez de someter ésta a la ley y los Planes. Lo sabe el Grupo Entorno. De ahí vino la idea de las Entidades Urbanisticas Colaboradoras de Conservacion, que fueron un atraco y un fraude tal como se han utilizado, la idea de considerar los viales interiores de una urbanización como “calles privadas”, la idea de reducir al minimo la cesion obligatoria de terrenos para viales, reservas de terrenos, cesión de suelo edificable, de recortar el 10% para zona verde y ubicarla en barrancos, eludir la ejecucion de las Obras de Urbanización, eliminar el acto formal de entrega y recepcion de la urbanizacion terminada. Desde entonces el 90% de los viales de una urbanizacion son estrechos, de 4 metros, son viales privados de la comunidad, y fuente de enormes gastos futuros. Las zonas verdes no se respetan, o se ubican en barrancos y ramblas publicas, o se entregan sin urbanizar como puros eriales, o simplemente son colmatadas y edificadas. Los espacios libres públicos no existen. La masificación reina y arrolla. A veces venden casas con jardin privado constituido por escombros amontonados, sin urbanizar, sin planta alguna ni cesped Y es posible aprobar un Plan Parcial y sus urbanizaciones sin que su promotor tenga que asegurar ni suministro de agua potable, ni de energía, ni depuradora ni alcantarillado. ¡Que nos la traigan del Ebro! La fianza exigida al urbanizador es solo el 6% del coste de las obras de urbanización, en vez del 100%. Es la doctrina de patente de corso coronada por el PP en su legislación de urbanismo. Tampoco se obliga al Promotor a ejecutar a su costa antes o simultaneamente las necesarias obras de urbanizacion No se exige la cesión obligatoria del porcentaje de terrenos edificables al Ayuntamiento para engrosar el patrimonio publico del suelo. Al contrario muchos alcaldes hacen lo contrario: vender el suelo publico a constructores, incluso las ramblas, y dejan edificar en zonas verdes impunemente. Permiten incluso edificar los viales demasiado anchos. Por ejemplo: el vial que sube desde la Zenia hasta Villamartin (Orihuela Costa) debía tener una calzada de 12 metros, más dos metros de acera por un lado y otros dos por el otro. Pues tiene unos 8 metros. Sobraría agua para todos sin ese urbanismo insostenible, sin el despilfarro injustificable e inadmisible consistente en construir una o varias piscinas en cada residencial, y además otras en chales particulares, a pocos metros de la playa. Para todos esos piden algunos agua y para los campos de golf de señoritos o ciudadanos venidos a más que deberían traerla y pagarla ellos o los promotores que les venden tales lujos. La agricultura les importa un bledo. Los agricultores, la legalidad y el futuro somos las victimas de ese urbanismo de lucro particular con pasarela de moda en Marbella, Orihuela, Torrevieja, Catral, San Miguel de Salinas, etc, etc.

Tampoco se exige cumplir el plan de etapas de ejecución, y menos aún exigen al promotor que termine correctamente la urbanización antes de efectuar la entrega y recepción oficial al Ayuntamiento. Por varias razones de pura especulacion y ahorro de gastos. Primera, el 90 % de las viales desde Fernando Cartagena y Medina se han convertido en “viales privados”, en privacidad comunitaria, como una patata caliente de problemas insospechados; Segunda, el promotor se ahorra millones de gastos en mantenimiento y conservacion hasta la terminación y entrega; Tercera, el Alcalde se ahorra millones de gastos en alumbrado, limpieza, recogida de basuras, vigilancia y seguridad ciudadana, reparaciones cuando una tubería de agua, luz o telefono que discurre por la calle se rompe; y Cuarta, así apenas queda nada que “entregar ni recepcionar”, motivo por el cual el 99 % de las urbanizaciones nunca han sido completamente terminadas por los promotores, ni entregadas ni recepcionadas por el Ayuntamiento, el cual tampoco envia a sus técnicos a inspeccionar si todo está en orden. Así se explica que falten servicios basicos y el Ayuntamiento ni se entera ni le importa ni ha recepcionado las nuevas urbanizaciones, ni exige nada al promotor, sino que calla, consiente y hace pagar. Los vecinos y comunidades se ven así forzados - y el Administrador de Fincas actúa como caballo de Troya - a tragar y cargar durante años o de por vida con gastos que corresponden al promotor o al Ayuntamiento y no a la Comunidad. Ejemplos: La Torreta en Torerevieja, la Ciudad de las Comunicaciones y Lago Azul en San Miguel de Salinas.

AECU conoce el Ayuntamiento de ORIHUELA por dentro y por sus hechos urbanisticos, y ha conocido y tratado durante más de 35 años a los principales responsables en ese Ayuntamiento, está personada en el proceso contra Medina y OPINA QUE FISCALES Y JUECES DEBERÍAN INVESTIGUAR el urbanismo practicado y las conexiones de Cartagena con las Marbellas del sur; investigar la evolucion del patrimonio de Medina y su familia, de Cartagena y su familia, de Ferrandez y su familia, del secretario y su familia, del Arquitecto y su familia. Y exigir que el Alcalde acredite si en los distintos Planes parciales aprobados se ha destinado realmente el 10% de la superficie ordenada a zonas verdes. AECU pidió esta información por escrito el abril del 1996 y de nuevo en 2005 y aun no recibió respuesta. Comprobar tambien si las cesiones de terreno edificable al Ayuntamiento para engrosar el patrimonio municipal de suelo se han respetado o no. A menudo se recalifican, venden y construyen. El Gobierno Central debería reformar la ley del suelo, activar la inspección fiscal, desenterrar el dinero negro de ingresos no declarados por compraventa de vivienda, detectar la inversión o blanqueo de dinero procedente de la droga. Por ejemplo agricultores de Catral han declarado a AECU que se debería investigar tambien el origen de ciertos capitales invertidos en la construccin de viviendas ilegales en la huerta de Catral pues ellos mismos sospechan que allí se lava dinero negro de la droga.

Otra fuente de dinero negro es la economía submergida y los ingresos ocultados o no declarados en la Escritura de compraventa de vivienda. A este fraude inducen sistemáticamente los promotores. Segun AECU entre el 25 y el 50% del precio realmente pactado en contrato y efectivamente pagado se oculta y no es declarado al firmar la Escritura, siendo conocedores y a veces colaboradores de esta practica generalizada de defraudacion a la Hacienda publica: el promotor-vendedor, el notario, los Bancos, el comprador engañado por la falacia de que así ahorra parte del IVA, los traductores, los abogados y la propia Hacienda Publica. Para AECU quien no informa bien, colabora. Todos conocemos lo que pasa, y callamos. Cuando un día AECU denunciaba esto ante un Banquero de Caja Murcia, éste mirandome con mala leche espetó: “es que quiere usted hundir la economía”! No señor, me encantaría meter entre rejas a los especuladores y a sus cómplices! ¿Es usted uno? Y un abogado replicaba: ¡por qué voy a informar si el cliente no me pregunta!

Dos son las raices y excusas profundas de esta práctica generalizada de sacar dinero del urbanismo:
Primera: Los políticos locales suelen ser los padrinos y máximos culpables. Si ellos quieren o consienten, habrá especulación del suelo, soborno y corrupción en torno al negocio de la construcción y del urbanismo. Si no quieren, no.
Segunda: los Ayuntamientos carecen de ingresos para financiar el desarrollo de sus competencias. Tienen autonomía política - incluso excesiva en relación con la complejidad y trascendencia del urbanismo - pero les faltan fuentes de ingresos suficientes. Así se ven tentados a financiarse con el dinero negro del urbanismo. Hay que destruir ambas fuentes: reformando la Ley del Suelo, restituyendo al Estado un control superior, de garantia al menos en ultima instancia, y ejercitable por cualquier ciudadano, sobre el urbanismo local ilegal, y asegurando mediante ley una fuente de financiación suficiente, transparente y equitativa de partidos políticos con dinero blanco, no negro, que trate con igualdad a todos los partidos para fomentar el pluralismo politico existente. Escuchando las gravaciones de Orihuela uno presume que ciertos partidos se financian de manera habitual y bajo cuerda con el tráfico de favores urbanisticos. En Orihuela habria que investigar al PP y al Centro Liberal y meter a todos los partidos en la ley.

Este conjunto de medidas podría lavar el urbanismo, restituirle su caracter de función pública transcendental que nunca debe dejarse al capricho de los promotores que suelen apropiarse de plusvalías generadas por un acto municipal de aprobación urbanística, y que no les pertenecen.

Fin


  HOME